All fields are required.

Close Appointment form

DEPARTAMENTO DE GLAUCOMA

El departamento de glaucoma tiene como objetivo principal el diagnóstico y manejo de los pacientes con glaucoma y la prevención de este cuadro patológico.

Actualmente se considera que el glaucoma está constituido en realidad por una serie de cuadros clínicos, que tienen como denominador común características alteraciones del nervio óptico (tracto que conduce los estímulos visuales al cerebro para permitirnos ver) y los consecuentes defectos del campo visual (espacio que se abarca con la mirada), su principal factor de riesgo es la presión ocular por arriba de las cifras normales.

Una clasificación muy sencilla de los diferentes glaucomas consiste en dividirlos en los de ángulo abierto o ángulo cerrado y, a su vez, en primarios (sin causa aparente) y secundarios (a una patología específica).

Los glaucomas afectan del 2 al 4% de la población de 40 años de edad o más, aumentando la tasa conforme es mayor la edad del grupo considerado. Lo que quiere decir que en México hay de 2 a 4 millones de personas afectadas. Lo más grave es que muchos no saben que lo padecen, pues la forma más común de glaucoma es, con mucho, la de ángulo abierto que cursa sin dolor, sin ojo rojo, sin ninguna alteración perceptible hasta que se ha deteriorado mucho el campo visual y se hace tubular, los pacientes notan que chocan al circular sus vehículos con los carros vecinos, luego se tropezarán con mesas y sillas por donde vayan caminando, entonces será tarde para iniciar el tratamiento, el campo visual perdido nunca se recuperará, lo más que se podrá será detener la progresión.

 

Glaucoma

 

En cambio el glaucoma de ángulo estrecho, mucho menos común, suele ocasionar ataques agudos con dolor muy intenso, ojo rojo y descenso brusco de la visión, que de no tratarse como urgencia causará la ceguera de ese ojo. Cuando un ojo tiene ángulo estrecho, habitualmente el otro también y, a menos que se tomen medidas preventivas, está expuesto también a perderse de la misma forma.

A diferencia de lo que sucedía en años pasados cuando el futuro de los pacientes con glaucoma era de muy mal pronóstico, actualmente se cuenta con medicamentos y tratamientos quirúrgicos que hacen muy raro que un paciente quede ciego por glaucoma si se le controla de manera efectiva.

El departamento de glaucoma cuenta con el material tecnológico de última generación para el estudio objetivo (oftalmoscopía, gonioscopía, análisis de fibras del nervio óptico mediante topografía de Heidelberg, tomografía de coherencia óptica (OCT, Spectralis) , Pentacam, ultrabiomicorsopia, etc.) y subjetivo (agudeza visual, campimetría manual (Goldman) y computarizada Humphrey, Octopus, doble frecuencia, etc.).

Si la amplia gama de medicamentos para el glaucoma no es suficiente para controlar el glaucoma de ángulo abierto, se recurre a la aplicación de procedimientos quirúrgicos no invasivos con láser (gonioplastía, gonipuntura, etc) o convencionales (trabeculectomía, colocación de implantes; Molteno, Válvula de Ahmed, Express, etc.). En los casos de ángulo cerrado habitualmente se recurre a cirugía desde el principio (iridotomía con láser YAG, iridectomía, trabeculectomía)

La mejor forma de prevención es la determinación anual de la tensión ocular en los pacientes de 40 años o mayores, idealmente acompañada de un estudio oftalmológico.